Yo cuando deje de existir, quiero anclarme en aquello que me hizo sentir viva.

domingo, 29 de julio de 2012

Que sí, que conozco sus sonrisas de "que le den al mundo que hoy soy feliz". Y me sé de memoria los hoyuelos que le salen en las mejillas y su forma de ver las cosas. Que he recorrido mil veces su cuerpo en busca de lunares nuevos, y me sé con los ojos cerrados dónde me dejó la marca de sus besos. Que no hay cielo que se compare con sus ojos y el sol podría salir con que solo respirara. Que sé las locuras que pasan por mi mente cuando sus pestañas chocan con las mías y sé que si sus manos se vendieran yo sería la mejor postora aunque se vendieran caras. Que todo lo que le rodea es sencillo, que tiene un corazón complicado y por eso a veces es tan fácil enamorarse de sus palabras.

+Disfruto viéndote, imaginando conversaciones y.. paseos que no han sucedido. Y estar a tres metros sobre el cielo, y eso me basta.Dejémoslo en manos de la suerte.
-Llevas semanas persiguiéndome, y ahora dices que lo dejas en manos de la suerte…
+Sabes esos bombos enormes de la lotería? Pues imagínate que llenamos uno con un millón de bolas, con los nombres de todos los hombres del mundo, vale? Pues estoy segura, de que si metiera la mano en ese bombo sacaría tu nombre. Aunque me empeñara en buscar otro, aunque metiera nombres repetidos para hacer trampa. Sacaría el tuyo. Y eso es lo que yo entiendo por suerte. Aitor, ya te he dicho que te voy a esperar, que cada cosa tiene su momento… Así que tienes todo el tiempo del mundo para sacar ese papel…
-No…Porque ya he sacado uno.
+Si ya has sacado un papel…¿Qué estás pensando tanto?
-Que sacar una vez un papel puede ser casualidad, pero sacar dos veces el mismo, eso si que es tener suerte.