Yo cuando deje de existir, quiero anclarme en aquello que me hizo sentir viva.

martes, 25 de septiembre de 2012

Hasta el año que viene, si el mundo desea seguir, querido Verano.


Y empieza la lluvia, las frías gotas del invierno que se adelantan a pleno otoño. Una brisa no muy gélida se adentra en la piel obligándote a llevar más de una capa en el cuerpo. La mayoría de los amores de verano, exceptuando, serán eso, nada más que amores de verano. Llega septiembre, octubre...y por fin noviembre uno de mis meses favoritos. El único que me hace escuchar y repetir “November rain” y recordar, sobre todo recordar. La frase de “Parece que va a llover” se vuelve en un completo diluvio universal, servirá. La manta, la buena manta de abuela hará la bienvenida a nuestras camas, a los sofás; mientras una buena peli más comida y bebida, es el plan perfecto. Las estrellas, las importantes en cada noche de verano, se esconderán la mayoría de los días, y las nubes…las nubes ya no serán nubes en las que tengamos que imaginarnos figuras de cualquier tipo.
Llega las estaciones, en las que recordar, será el mayor dominante en la memoria. Yo antes solía estar preparada para todo. Este año, la moral será más quebrantada a medida que el frío me obligue a pensar en todas las cosas que estes meses me dieron de felicidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario